Noticia

Crónica X Ermites by CsR

Aquí tenemos la crónica de la carrera de les X Ermites que se celebró el pasado sábado en Begues (contada por nuestro corredor CsR). Espero que os guste:

Los 4 integrantes del equipo estamos listos para tomar la salida de una carrera por montaña de 52km, estaremos aprox. 8/10 horas corriendo, subiendo, bajando, escalando y descendiendo con cuerdas!!!Jose Luis, Iván, Pere y Yo.
Unos segundos antes de la salida Jose me pregunta: que estrategia vas a seguir? …Tirar todo lo que pueda le contesto, risas de los 4,broma de Pere “ves pidiendo mesa cuando llegues”, pero en realidad era la estrategia que quería seguir de verdad. Dan la salida y empezamos a correr…. Necesitaba unos kilómetros para tomar contacto cuanto antes, con lo que se nos venia encima, y sentir el terreno y como transcurrirían los primeros kilómetros, y así quedarme tranquilo de que me sentía bien físicamente y de que las piernas respondían a las exigencias. Por suerte mentalmente nunca es un problema para mi, siempre encuentro la forma de automotivarme, pensando en cosas positivas y en mis seres queridos, o en como han ido los buenos entrenos y lo que voy consiguiendo día a día, carrera a carrera, en este fantástico deporte.

Me quede detrás de Iván y Pere que bajaban muy bien y se me escapaban rápidamente (se nota que tienen experiencia porque bajaban como gatos endiablados!!!), y únicamente con la luz del frontal, cuando podía, corría más rápido y les volvía a alcanzar. Y así seguí unos pocos kilómetros con ellos, hasta que me di cuenta que me sentía fuerte y con ganas de correr. Decidí adelantarles. A partir de ahí, mi primera meta era llegar a Torrelles, y allí parar, hacer balance, y pensar como correr la segunda mitad, comer bien y beber todo lo necesario (aunque ya me había comido un par de barritas y frutos secos que me vinieron muy bien). Llegue a las 3hs 15min aprox. a Torrelles. Sentía unas molestias en la 2 rodillas y en el ligamento externo de la pierna derecha. Crema radiosalil a saco a ver si me calmaba el dolor.

Salgo solo y a correr. En una bajada de cemento bastante larga, noto que me duele aún mas la rodilla derecha, y me doy cuenta que se vendría encima un sufrimiento muy muy jodido para el resto de la carrera, y para peor en el km 30, me vino un bajón físico impresionante. Por suerte me estaba alimentando y bebiendo bien, y poco a poco fui recuperando la fuerza física. Nunca se me paso por la cabeza dejarlo y abandonar, ni muerto!! Correr en un sitio así, es una motivación extra, y me estaba divirtiendo pese a el dolor brutal de la rodilla derecha (me dolía como si me estuvieran dando martillazos en el hueso en cada impacto contra el suelo). La veía muy inflamada . Cuando no me dolía era cuando subía cuestas, pero iba andando claro, y en llano, me dolía un poco menos. Así que intentaba subir rápido, tirando de la fuerza de los brazos, metiendo bastonazos firmes; y en las bajadas intentar no agravar mas la molestia y hacerme algún daño serio. Así que lo mejor era bajar andando con ayuda de los bastones, ya que en cada pisada crecía el dolor. En llano corría todo lo que podía, con limitaciones y arrastrando un poco el pie derecho. Perdí muchísimo tiempo en la segunda mitad de la carrera, pero los que me adelantaban en las bajadas, yo les alcanzaba en las subidas. Hice un buen trabajo de brazos y así mantuve la estrategia del principio “tirar todo lo que podía”. Impresionante!! Los corredores me preguntaban como estaba o si me había caído, y me daban la motivación que justo necesitaba. En ese momento, al mirarme, me daban cuenta que estaba corriendo cojo y sufriendo, pero seguía tirando todo lo que podía. En los controles paraba poco tiempo, recargaba (bebida y un par de bocados), y a correr……. Bueno si eso era correr claro, pq parecía un zombie de la serie Walking Dead, jeje.

En el km 45, se apagó el gps. Me quede sin batería. Sabía que faltaban 5 o 6 kilómetros para llegar a meta, porqué ya se escuchaba el speaker hablando a lo lejos por los altavoces Sabía que lo tenía controlado y acabaría. Me dolían un montón las 2 rodillas.  En la ultima bajada me dolieron un montón, sobre todo la derecha. Si las rodillas hubieran respondido, creo que podría haber hecho media hora menos en el tiempo final, pero bueno este tipo de carreras son así, siempre pasan cosas, y hay que estar preparado para improvisar y buscar soluciones rápidas y efectivas a los problemas.

Ha sido una experiencia única y para guardarla en el baúl de los recuerdos. Hemos acabado los 4 morlacos, así que fue un gran día para el equipo: en un lugar especial y con gente maravillosa. En la montaña se hacen amigos y ya estoy pensando en entrenar para las siguientes carreras, y algún día para recordar la ruta de las x ermites, volver a la zona a entrenar, dar un paseo, y comer unos bocadillos con la familia observando el paisaje mas detenidamente, y recordar los momentos vividos…
Perdonar el tocho pero tenía que sacarlo y contarlo. Disfrute toda la carrera, y la segunda parte con un sufrimiento brutal. Acabé gracias a una fuerza mental muy fuerte que no se dejo vencer por molestias físicas, intentando no perder la concentración en ningún momento.

También quiero pedir disculpas que no me quede a esperar al resto de los morlacos en meta. Me dolían un montón las rodillas, y teníamos que preparar el cumple de mi peque Oscar, que el domingo 23 cumplía los 4 años.
Un abrazo y hasta pronto.
Csr

Deja un comentario